jueves, 4 de diciembre de 2008

Fernando Pessoa


Llueve en Silencio

Llueve en silencio, que esta lluvia es muda


y no hace ruido sino con sosiego.


El cielo duerme. Cuando el alma es viuda


de algo que ignora, el sentimiento es ciego.


Llueve. De mí (de este que soy) reniego...



Tan dulce es esta lluvia de escuchar


(no parece de nubes) que parece


que no es lluvia, mas sólo un susurrar


que a sí mismo se olvida cuando crece.


Llueve. Nada apetece...



No pasa el viento, cielo no hay que sienta.


Llueve lejana e indistintamente,


como una cosa cierta que nos mienta,


como un deseo grande que nos miente.


Llueve. Nada en mí siente...